Skip to content

Personalidad de Marca: ¿Qué es y cuál es su importancia?

Siendo una parte cada vez más importante en la creación de una marca, la personalidad de marca es clave para tener éxito.

Desarrollar la personalidad de marca es un proceso profundo, pero no complicado, y es uno de los puntos que hacen que una marca resalte en el mercado, ya sea digital o presencial, que menos se les da importancia al momento de construir una marca.

 

Tanto las marca como las personas, somos complejos. Pero… 

 

¿Qué pasaría si no tuvieses personalidad? Aún más complicado, porque no habría manera de diferenciar a las personas unas de las otras en esencia, y por ende lo que de una forma u otra nos permite conectar con las marcas o personas. Lo mismo pasaría con las marcas.

 

Definir la personalidad de marca, es darle vida y características a la misma, lo cual te ayudará a facilitar la comunicación, relacionarte mejor con los clientes, tener una cultura empresarial, darle una voz, entre otros. 

 

Nos es una tarea para tomar a la ligera y empezar a describirla con puros adjetivos, porque el trabajo va mucho más allá. 

 

Veamos en que consiste y su importancia.

 

 

¿Qué es la personalidad de marca?

La personalidad de marca consiste en describir a tu empresa dándole características humana, aquellos elementos claves que permiten identificarla y darle identidad. 

 

Por ejemplo: emociones, valores, una voz, entre otras cualidades. 

 

En pocas palabras, darle una esencia. Es ese no sé qué, que hace que podamos estar seguros de quiénes somos, lo que odiamos, lo que nos gusta, lo que queremos ser.

 

La personalidad de marca también tiene que ver con el modo en que se comunican los valores de la empresa y sus creencias.

 

¿Por qué es importante la personalidad de marca?

La importancia de la personalidad de marca radica en que nos permite comunicarnos mejor. Nos permite darle vida y humanizar una marca, lo cual permite que la marca pueda empatizar y relacionarse mejor en el mercado.

 

Toda estrategia de marketing consiste en generar las piezas correctas para conectar un producto o servicios, con el público objetivo.  Una de las maneras más eficientes es conectar es a través de las emociones.

 

Si tu marca no ha logrado definir la personalidad de marca, posiblemente también le cueste conectar con sus clientes, ya que no tienes un tono de voz y ese algo que te defina. 

 

Ejemplo:

Una marca rebelde, valiente y audaz, es Red Bull, por ende su público también va alineando con su filosofía, valores, emociones, el cómo se expresa y como se siente, entre otros.

 

Más allá de conocer el perfil del cliente, es conocerte a ti mismo, es decir, la marca primero, para luego saber cómo comunicarte mejor.

 

Mantener una personalidad de marca coherente y consistente, es importante.

Donde sea que tu marca se comunique, debe mantener la coherencia y consistencia en todas partes. De lo contrario, podrás confundir a tus clientes. 

 

Si la empresa tiene una personalidad divertida en las redes sociales, pero es seria en el sitio web, dicho de otra manera, será más complicado asociarte o reconocerte, en los distintos canales en los que tengas presencia, ya sea digital o presencial.

 

Mantener la coherencia y consistencia de una marca, también implica, su identidad visual, lenguaje, valores, filosofía, tono de voz y por supuesto, la personalidad.

 

¿Cómo construir una personalidad de marca para tu negocio?

Los Arquetipos de Jung

Una de las maneras que se ha logrado definir la personalidad de marca en el Marketing, es a través de los arquetipos de Carl Jung, un psicólogo, suizo, que identifico 12 arquetipos, para darle nombre y forma a las personalidades. 

 

El Inocente, El Sabio, El Héroe, El Fuera de la Ley o rebelde, El Explorador, El Mago, La Persona corriente, El Amante, El Bufón, El Cuidador, El Creador y El Gobernante.

 

Dichos arquetipos han sido utilizados a lo largo de los años, para desarrollar los atributos de una empresa, que les permita crear conexiones genuinas y reales con el público o audiencia.

 

Sin duda alguna una empresa que tenga bien definida su identidad, será capas de usar los arquetipos de marca al máximo. Podrá emplear lo mejor sus atributos para comunicarse de manera eficiente, se le dará con mayor facilidad un posicionamiento de marca y lograr posicionarse en la mente del consumidor.

 

Brand Being o el “Ser” de la marca

Te permite identificar de una manera más sencilla aquellos elementos que le brindan originalidad y autenticidad a la marca, desarrollando así la personalidad de marca con mucha más profundidad.

 

Solo basta que de momento puedas responder a estas preguntas:

  • ¿Cuáles son nuestros rasgos característicos?
  • ¿Cómo nos relacionamos con los demás?
  • ¿Cómo actuamos?
  • ¿Cómo nos sentimos?

 

También podemos identificar aquellas cosas que a simple vista parecen sencillas, pero conllevan un momento de retrospección y reflexión para definirlas.

Lo que Somos, Lo que Amamos, Lo que Siempre Seremos, Lo que Odiamos, Lo que Nunca Seremos, Lo que queremos Ser.

 

Tómate el tiempo de identificar cómo quieres que sea conocida tu marca, que mensaje quieres dejar y cómo quieres ser recordado.

 

Si lo que quieres es diferenciarte del resto, ponte manos a la obra. Si aún no tienes tu personalidad de marca definida, nos encantaría que nos conversaras de lo que tienes en mente y ayudarte a desarrollar tu marca.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compras

Abrir chat
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?